Jazz en Edimburgo – un lugar para sentirse como en casa…

los clubes de jazz son un fenómeno mundial. Quedándose en unos de los paises anglosajones, en mi caso fue Escocia, en Edimburgo, descubrí un club de jazz que de verdad refleja la atmósfera relajada y comoda bajo la cual se puede disfrutar del mensaje de jazz: libertad e inclusión del público. 

The Jazz Bar abre sus puertas los fines de semana a partir de las tres de la tarde y cierra a las tres de la mañana. Son 12 horas de jazz con bandas tocando en rotación. Al principio de la tarde, hasta las ocho de la noche, la entrada es gratuita, luego cuesta como unas 5 libras. De hecho, como el plan de visitar castillos en la tarde del domingo no se cumplió, porque cierran demasiado temprano, la mejor y más agradable opción cultural, fue sumergirse al Jazz Bar.

Nos tocó escuchar al guitarrista del Blues/Soul Andy McKay-Challen en un espectáculo bajo el nombre “Teatime Acoustic”. El músico británico anunció que ese día tenía que tocar sólo porque sus companeros de la banda Hot Tin Roof: Gavin Jack (slide guitar) y Kenny Miller (cajon/percusión) estában de vacaciones. El tocó unos covers y algunos de los visitantes se animaron a bailar swing. Bailaron desde el alma, no tanto para impresionar con su talento. Como un toque personal en su actuación, el guitarista aportó con una caja de sus discos y unas peras de su propio jardín. Los dejó en la barra accesible a todo el mundo. Hot Tin Roof tienen grabaciones de una buena calidad en youtube. Andy McKay-Challen
Luego de una pausa de una media hora llegó la banda
THE BIG EASY Swing Band de Leeds, una ciudad inglesa en el medio de la isla. Sorprendentemente los líderes de la banda, cuando se presentaron en el escenario, encontraron unos turistas de Leeds, que les apoyaron desde la primera mesa (como no hay realmente filas en un club de jazz, digamos mesas). Realmente fue un milagro como se acomodaron los músicos: vocalista, trompetista, saxofonista, guitarrista, pianista, bajista y percusionista en el escenario tan pequeño. En su espíritu joven y alegre, tocaron unos clásicos de estilo New Orleans Jazz. Los bailarines de swing se animaron aún más a acompañar a los músicos con el baile. Más parejas salieron a bailar. Aquí una impresión acustica del arreglo de “Bei mir bist du schön”.

 

THE BIG EASY Swing Band

El Jazz Bar aporta a la ciudad de Edimburgo una nota importante y especial para el ámbito de jazz y de la música en general. Se nota que el público valora mucho a sus músicos con su presencia en el lugar y en esta ocasión también con el baile. Esta actitud favorece la existencia de lugares como the Jazz Bar en Edimburgo.